El mantenimiento del aluminio

Compartir

Limpieza de aluminio

Las huellas dactilares, las incrustaciones y esas inevitables salpicaduras pueden hacer que, con el tiempo, que el aluminio tenga un aspecto opaco. La suciedad persistente también puede hacer que el aluminio se corroa dañando la capa protectora del aluminio, reduciendo su vida útil, entonces, ¿De qué manera podemos cuidar nuestros barandales, canceles, domos y ventanas de aluminio?

  • Limpieza con vinagre

Con una mezcla de vinagre y agua, se revuelve la mezcla y se pone a hervir para finalmente ser aplicada con una esponja sobre el aluminio que querramos lavar.

  • Limpieza con limón

Se recomienda pasar una rodaja de limón con sal para darle brillo de nuevo a las superficies de aluminio de donde nos encontremos, anteriormente puede lavarse con agua y una esponja para evitar rayarlo.

  • Limpieza con salsa kétchup

Al ser un complemento alimenticio rico en ácidos que favorecen a su conservación al igual que el limón, después de haber dado una lavada con agua y una esponja se puede pasar una servilleta o trapo con kétchup sobre la superficie para dejarla reluciente de nuevo.

En sí, al ser un material resistente y no tan oxidable como el metal los cuidados para llegar a estos métodos correctivos no tienen por que ser complejos o necesariamente difíciles de realizar, basta con que se tenga cuidado con manchas ajenas a la naturaleza como lo son salsas, crayones o pintura para lograr conservar el aluminio en estado óptimo.


Compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Cómo puedo ayudarte?